viernes, 31 de diciembre de 2010

LOS PALOMARES DE LA RESERVA NATURAL DE VILLAFÁFILA



"El palomar rústico de Castilla,
principalmente de Tierra de Campos,
no sólo decora y amuebla el paisaje:
lo calienta. Es una referencia en
la inmensidad desolada del páramo".


Miguel Delibes


.-Todos aquellos que visitan con frecuencia nuestro blog, sabrán que el espacio natural del mes de Diciembre es La Reserva Natural de las Lagunas de Villafáfila(Zamora). Pues bien, un rico patrimonio cultural y artístico ligado a la cultura del barro, forma parte del paisaje, dando lugar a construcciones en las que el adobe y el tapial son los materiales constructivos que los configuran.

.-Tierra de Campos abarca unos 4.500 kilómetros cuadrados y 165 pueblos de las provincias de Zamora, Palencia, Valladolid y una pizca de León. Esta comarca la ocuparon los vacceos antes que los romanos, y los godos, antes de que la zona se convirtiera en frontera entre la España cristiana y musulmana, y de los reinos de Castilla y de León. Sus infinitas explanadas vivieron batallas, traiciones, tratados, amoríos y nacimientos ilustres.

.-Mudos testigos de todo ello han sido unas pequeñas construcciones que salpican estos campos: los palomares. Cientos de ellos, desde la época romana, sirvieron de ayuda a la economía familiar. De infinitas formas, se puede decir que no hay dos iguales. Unos son circulares, cual enanas plazas de toros, o cuadrados, como ventas del camino; otros alternan caprichosas formas que recuerdan palacios árabes, chozos africanos o pagodas orientales. Blancos, marrones, rojizos. Por mucho que se parezcan, cada cual tiene algo que le diferencia del otro. De Este a Oeste, los palomares se vislumbran por pueblos y caminos. Algunos están impolutos, capricho de su propietario que los cuida con mimo.


Palomares circulares en un camino de Villafáfila (Zamora).


.-Dos provechos han tenido los palomares tradicionalmente: por un lado, la cría del pichón, y por otro, la palomina, uno de los mejores abonos conocidos. Hasta estas tierras venían los levantinos que se llevaban por toneladas el excremento para los naranjos. Hoy ya nadie la utiliza.

.-Muchos palomares están medio derruidos ante la falta de atención, de uso y de dinero para su restauración, a pesar de las subvenciones que se otorgan para mantenerlos en pie. Así, de forma impúdica, nos muestran sus intimidades. Su estructura se compone de un patio interior y de ahí parten diferentes muros hasta el exterior. Estos muros tienen multitud de agujeros a modo de nichos, llamados pateras o buracas, que son los hogares de las palomas. Desgraciadamente, el cambio de uso de coqueto palomar a simple cuarto de trastos está siendo demasiado frecuente. El adobe cede hasta que el palomar se funda con la propia tierra que lo originó.

.-Los cada vez más despoblados municipios de Tierra de Campos conservan en el centro sus hermosas iglesias románicas, y en las afueras, los palomares, que tratan de usar como reclamo turístico. En Villafáfila, donde se declaró hace 500 años la locura de Juana I, se abrió un centro de interpretación que en la actualidad está cerrado. En Santoyo, en el confín este, se está construyendo otro centro de similares características. Pero, sin duda, lo mejor es ir de pueblo en pueblo y perderse por sus caminos. Es la forma de hallar estas joyas rurales de este pedazo de la Gran Castilla.

Palomar de planta cuadrada en Otero de Sariegos (Zamora).


.-Solitarios o en grupo, en la tranquilidad de pueblos deshabitados como Otero de Sariegos o en un bullicioso parque de capital, sus hermosas estructuras despiertan admiración. Al menos, el palomar sigue repleto de palomas, esa ave tan denostada en las ciudades que recupera en estos páramos su simbología de paz, condición tan frágil como el adobe de esta destronada Castilla.


.-El Grupo de Senderismo del barrio de Vistahermosa-Buenaventura quiere acercarte en el día de hoy a estas construcciones tan típicas de la zona castellana de Tierra de Campos, verdaderas obras levantadas por los lugareños como medio de vida y subsistencia, pasando posteriormente y con todos los honores, a la categoría de Arte en la Naturaleza.

.-Puedes obtener amplia información acerca de las características constructivas, materiales, uso de adobe, tapial y estructuras de los palomares de Villafáfila en:



.-Fuente del texto: El Viajero, del diario El Pais.
.-Fotografías: Grupo de Senderismo del barrio de Vistahermosa-Buenaventura.