domingo, 11 de noviembre de 2012

GR-184 RUTA DE LOS PAISAJES SERRANOS ENTRE PINEDAS Y MOLINILLO. ESPACIO NATURAL DE ENTRESIERRAS (SALAMANCA)

!Aire! ¡más luz, una planicie verde
y un horizonte azul que la limite,
sombra para llorar cuando recuerde,
cielo para creer cuando medite!
Abre, por fin, hospedadora muda,
tus vastas y tranquilas soledades,
y deja que mi espíritu sacuda
el tedio abrumador de las ciudades.

Manuel Gutiérrez Nájera, en Madre Naturaleza.

.-Una ruta para recordar, en un entorno natural que podríamos calificar de virgen, silencio roto por el murmullo de los ríos y arroyos que en época otoñal comienzan a fluir lentamente, anunciando el preludio de climatologías más duras, pero que de momento, sólo han deparado satisfaciones, para el cuerpo y para la mente, en este entorno privilegiado del Espacio Natural de Entresierras (Salamanca). Así lo hemos vivido y así se lo vamos a relatar, esta magnífica marcha llevada a cabo hoy domingo, 11 de Noviembre de 2012..

.-Finalmente, el grupo senderista antes de iniciar su viaje, reunidos junto a la pista de nuestro barrio de Vistahermosa y en vista de las dificultades para movernos de cabecera a final de ruta por carretera, decidimos hacer el tramo Pinedas – Molinillo y regreso a la localidad de partida. Un total de 17,2 km, que nos dejaron un mgnífico sabor de boca en un entorno que prácticamente sólo es posible internarse en él a pie, dando muestras el paisaje caminado, de la escasa intervención humana a lo largo de los años.....puesta de manifiesto en bosques exhuberantes y ríos y arroyos de aguas cristalinas, todo en torno a una pista de tierra que iba encaminada a ser la vía de comunicación entre ambas localidades y que al final no se logró.


El Grupo de Senderismo que ha participado en la marcha.

.-El día se presenta excepcional, Sol con temperatura agradable, las primeras nieves comienzan a cubrir las cumbres de la Sierra de Béjar, los castaños y chopos lucen sus galas otoñales y las praderas agradecen las últimas lluvias caídas:estación otoñal en todo su esplendor. Llegar a Pinedas en coche ya tiene su aquel, pues es una de las localidades donde el asfalto muere y gracias al último tramo de curvas y carretera estrecha pudimos comenzar a contemplar los colores del otoño que íbamos a poder disfrutar a lo largo de toda la ruta.

Arquitectura y utensilios tradicionales en Pinedas.

.-Tras dejar los coches en la plaza del pueblo junto a la iglesia y las escuelas, tomamos la calle más ancha que descendiendo y tras pasar junto a la fuente abrevadero, nos lleva hasta las afueras de esta localidad dirección oeste. Ya el primer cartel nos indica que estamos en la senda correcta, inicialmente una pista cementada que en algunos puntos aparece un poquito inundada por las recientes lluvias. Nada del otro mundo, pues los senderistas pasan sin ningún problema. A los lados del camino, prados de un verde rabioso, frutales con las hojas ya rojas, fresnos podados para forraje de los animales…...... Una portera, que volvemos a dejar cerrada, nos avisa de la posibilidad de encontrarnos con ganado.


Rincones de un verde deslumbrante, jalonan nuestro camino.

.-Ante nuestros ojos se abren unas vistas excepcionales,....... ¡por fin estamos del otro lado! Y localizamos Monforte de la Sierra, Mogarraz, Sequeros, Villanueva del Conde y Garcibuey, la silueta de la Sierra de Francia pudiendo identificar todos sus picos, algunos de ellos ya remontados por este grupo.Al llegar junto al punto de mayor desnivel hacia el valle del Alagón, el camino se une perpendicularmente a una pista en excelente estado de conservación. Nuestro caminar ha de ir hacia la derecha. Si tomáramos el lado contrario, tal como nos indica un poste, enlazaríamos tras 6 km con el GR 10 – ramal norte. Lo dejamos para otra ocasión.


Valle del río Alagón en su caminar hacia el Cuerpo de Hombre.

.-Ante nosotros, un par de km sin apenas desnivel por esta pista que desde la altura nos muestra un valle del río Alagón desconocido para la mayoría del grupo. Comentamos, localizamos, recordamos… y disfrutamos de este paisaje.Tras una fuerte curva dirección este, podemos contemplar al otro lado del valle del Sangusín la localidad de Molinillo. Los caminantes comprenden el porqué de tanta distancia de recorrido, Hemos de descender al fondo del valle para cruzar el río y ascender nuevamente. Es el momento que elegimos para un breve descanso y acompañar a los más peques en su “bocadillo del recreo”.A partir de aquí, la pista, ancha y comodísima, nos lleva en suave descenso hasta el fondo del valle, en las orillas los madroños muestran sus galas: frutos rojos, naranjas, amarilloverdosos, y los capullos de sus flores ya cerrados preparando el fruto del próximo otoño.


Los madroños, un auténtico espectáculo.

.-Casi en el fondo, las señales nos obligan a dejar la pista y girar a la izquierda para llevarnos, por un sendero más abrupto que nos obliga a colocarnos en fila, hasta el puente de hormigón que nos cruza el Sangusín. Luego remontando, vimos que podíamos haber continuado por la pista que nos hubiera llevado por otro puente aguas arriba y con apenas 200 m de mayor recorrido. El regreso decidimos hacerlo por ahí y damos fe de su mayor comodidad.Remontamos la ladera derecha de este valle y tras varias curvas bordeamos una balsa de agua, que suponemos para abastecimiento de helicópteros en caso de incendios, llegamos a la carretera que en apenas 100 m, nos lleva hasta nuestro destino, la pequeña localidad de Molinillo. Es ladera de solana, por lo que ahora podemos admirar gordísimas aceitunas madurando en los olivos, membrillos guardando celosos sus frutos e higueras que comienzan a dejar caer las hojas desprovistas ya de sus brevas.


Un poco de vida se asienta en la piedra, la dura piedra.

.-Un corto paseo por la localidad de Molinillo nos muestra un pequeño pueblecito que se mantiene con muchas edificaciones nuevas de “veraneantes” fundamentalmente. Repones las fuerzas, compartimos los cafés y dulces que van en nuestras mochilas, pues no hay bar abierto, y regresamos por el mismo sendero. Un deleite estar lejos de carreteras y ruidos de vehículos. Llegados a Pinedas, donde dos de las niñas del grupo senderista, Almudena y Sara , nos sorprenden con bebidas y dulces para celebrar sus santos y cumpleaños respectivamente. ¡¡Felicidades a las dos, y que sean muchíííííííííí´simos máááááááásss!!.

.-Un buen reportaje fotográfico en:


.-Para más información sobre la ruta (distancias, perfiles,.....) aquí te puedes descargar el track:


.-Una fotografía aérea de la ruta:


Ruta Pinedas-Molinillo. (Salamanca)

.-Este mapa topográfico te será muy útil:


Mapa topográfico Pinedas-Molinillo.(Salamanca)

.-Fuente y fotografías: Grupo Senderismo Vistahermosa.