lunes, 12 de noviembre de 2012

NATURALEZA Y ARTE: EL MONASTERIO DE SAN SALVADOR DE OÑA (BURGOS)

.-Si algo caracteriza a la práctica del senderismo, es precisamente el carácter multidisciplinar que confiere al propio hábito de caminar; lugares recónditos, pueblos y paisajes varios, que esconden no solamente hábito saludable, sinó toda una enciclopedia de aprendizaje y sabiduría en diversos campos del conocimiento, siendo el Histórico-Artístico, uno de los más interesantes. Como ya sabrán nuestros visitantes, el espacio Natural del mes de Noviembre es el Parque Natural de los Montes Obarenes-San Zadornil, donde arropado como si de una joya se tratase, se encuentra este magnífico monumento digno de ser visitado. .-El Monasterio de San Salvador de Oña está situado al noreste de la provincia de Burgos en el límite entre la Bureba y el Valle de Tobalina.San Salvador de Oña fue fundado en el año 1011 por el conde Sancho García como cenobio dúplice.A mitad del siglo XI Sancho el Mayor de Navarra lo entregó definitivamente a los monjes cluniacenses.El Monasterio de Oña se constituye durante siglos como uno de los monasterios más importantes de Castilla y en él se encuentran enterrados condes y reyes castellanos y navarros.La importancia del patrimonio artístico de este monasterio es tan grande que su visita nos muestra obras de arte de todas las especialidades y épocas.Por todo ello, de esta guía del Monasterio de Oña deberemos centrarnos en lo que consideramos hitos más importantes. Advertimos al visitante que aunque recibirá del monasterio una magnífica descripción histórica y artística del edificio por parte de los guías que lo custodian, no se permite hacer fotografías salvo en el claustro. Una lástima, pero aún así es muy recomendable su visita.

La Iglesia

.-Para empezar, nos centraremos en la iglesia. Se trata de un edificio con varias fases en su construcción. Aunque se trata básicamente de un edificio tardogótico, quedan diversos elementos de otros edificios románicos precedentes, uno del románico pleno y otro de una fase tardía del mismo.De esta manera, se pueden reconocer columnas románicas con capiteles decorados con bestias fantásticas, así como otros con crochets y puntas de diamante muy similares a los que encontramos en el monasterio cisterciense de Las Huelgas de Burgos. La cabecera es tardogótica y de arquitectura espectacular y colosal gracias a su inmensa bóveda estrellada con ocho puntas.En el interior de la iglesia hay que destacar el retablo barroco, la magnífica sillería gótica del coro--siglo XV-- y las tumbas de los condes Sancho García y su esposa Urraca, García Sánchez y los reyes Sancho el Mayor de Navarra y su esposa Doña Mayor y Sancho II de Castilla. Más interesante aún es el extraordinario Cristo Románico de Santa Tigridia (posiblemente de mediados o finales del siglo XI) También son muy importantes las pinturas de estilo gótico lineal del siglo XIII que muestran la vida de Santa María Egipciaca. Hay que citar que en la fachada occidental se conservan dos ventanales románicos correspondientes a la primitiva construcción. Se encuentran situados simétricamente e iluminaban la iglesia románica. También la puerta central, aunque reformada conserva el guardapolvos ajedrezado original



Fachada principal de la Iglesia aneja al Monasterio.

La Sala Capitular

.-Lo más interesante de la Sala Capitular es, sin duda, los ventanales, hoy cegados, de la construcción románica y que comunicaban la sala con el claustro. Se trata de bellos arcos de medio punto decorados con puntas de diamante en sus aristas y capiteles de decoración zoomorfa. Un hecho que aumenta el valor de este conjunto es que se conserva gran parte de la policromía original.También se conserva en la sala capitular los arcos policromados de una extraordinaria arquería románica que probablemente ocupó parte del refectorio.


Detalle de la Sala Capitular.

El Claustro

.-El Claustro principal del Monasterio de San Salvador de Oña es gótico, obra de Juan de Colonia en las cercanías del año 1500. Tiene planta trapezoidal y lo constituyen cuatro galerías abovedadas con crucería compleja.Las crujías están delimitadas exteriormente por un extraordinario conjunto de ventanales con arquerías agudas con elegantes tracerías del gótico final. Hay que fijarse en la decoración escultórica que salpica de manera continua sus galerías, especialmente tumbas resguardas en arcosolios.También hay restos románicos esparcidos por el mismo, como la arquería sostenida por dos grupos de tres columnas paralelas, hecho nada frecuente.


El claustro gótico, remanso de paz.
.-Sirva esta entrada como muestra de la joya que nos podemos encontrar en este magnífico entorno natural de la provincia burgalesa, para visitarlo, para disfrutarlo a cada paso.......