martes, 29 de mayo de 2012

EL HOMENAJE DE LA NATURALEZA: LOS PINARES Y LOS RESINEROS

.-Todos aquellos que visiten con frecuencia nuestro blog, conocerán que una de las secciones, quizás la más emotiva por lo que significa en cuento a contenido, es la denominada "El homenaje de la naturaleza", un reconocimiento a las labores y trabajos desarrollados por nuestros antepasados y que hoy son en muchos casos, un mero aspecto testimonial y museístico. Con el objetivo de poner en valor estos trabajos ancestrales y que reflejan la simbiosis hombre-naturaleza, queremos continuar con un oficio muy vinculado a los bosques y sobre todo, al paisaje que predomina en el Espacio Natural al que hemos dedicado el mes de mayo: Reserva Natural del valle de Iruelas (Ávila). E·xtensos pinares son los que dominan este espacio natural y entre ellos, destaca en importancia el Pinus Pinaster o más conocido como Pino Resinero, fuente de trabajo y de sustento de muchos de los habitantes de la zona, a los cuales y desde este lugar, queremos rendirle ese merecido homenaje:

.-Los productos resinosos han venido utilizándose desde los mismos albores de la humanidad, representando para los primeros pobladores un elemento de supervivencia, pues resulta muy difícil entender su existencia sin ellos: la iluminación de las cavernas donde se guarecían, el transporte del codiciado fuego en sus desplazamientos, el modo de calentarse, de asar la carne de los animales cazados, de combatir la oscuridad, la construcción de embarcaciones y su impermeabilización--evitando la entrada de agua y la pudrición de la madera--, y así otras muchas actividades de la vida cotidiana.


Fotografía de una resinera de los años 40

.-A lo largo de la historia, los diferentes pueblos han utilizado la resina y sus derivados en infinidad de tareas domésticas y de intercambios comerciales. Las civilizaciones dominantes de cada época fundamentaron su hegemonía en su potencial naval, por lo que, mientras los barcos fueron de madera, puede afirmarse que dicho poderío se vio directamente influido por los recursos forestales y resinosos que poseían.Pero nuestros antepasados no sólo emplearon estos productos con tines pacíficos, sino que se sirvieron de ellos igualmente como un arma terrible en actividades bélicas. Por ejemplo, en acciones de asalto--lanzando bolas de fuego, teas incendiarias y flechas impregnadas con pez; incluso. en las batallas navales se empleaban ánforas llenas de pez y resina en llamas proyectándolas hacia las embarcaciones enemigas--; o, en actuaciones de defensa--arrojando pez hirviendo sobre los asaltantes para mantener las posiciones defendidas--.

.-Ya en lo que respecta a nuestro pais, la extracción de la resina constituyó durante más de un siglo una actividad importante dentro de la economía rural española. La resinación se llevaba a cabo en más de 400 pueblos de 20 provincias distintas. España ocupó durante muchos años el tercer puesto a nivel mundial en cuanto a producción y exportación de materias resinosas, por detrás de Estados Unidos y Francia. Sin embargo, a partir de los años 60, el declive de esta industria fue un hecho, y hoy supone un oficio residual practicado sólo en unos pocos lugares, con una tendente evolución a la desapariación, quedando fruto testimonial de ello, en Centros de Interpretación y museos dedicados a ello.


Uno de los monumentos homenaje al oficio de resinero

.-Puedes ampliar información sobre este asunto en el siguiente enlace:


.-Fuente: Hoja Divulgadora nº 2116 HD Lázaro Hernández Muñoz.