jueves, 7 de abril de 2011

EL DICCIONARIO DEL SENDERISTA: EL CORTE TOPOGRÁFICO

.-Entre otros aspectos a tener en cuenta cuando tomamos la decisión de internarnos en el medio natural, es muy importante conocer de antemano a que relieve nos vamos a enfrentar. Esto es posible si se tienen unas pequeñas nociones acerca de un concepto topográfico muy interesante: El Corte Topográfico o perfil de ruta. Relacionado con conceptos como curvas de nivel, distancia horizontal y escala, este importante elemento contribuirá, aún más, al aporte de tranquilidad acerca de la situación que se nos puede plantear. Siguiendo en esa línea formativa que también queremos dar a este espacio virtual, te presentamos a continuación unas pequeñas nociones acerca de este elemento.El Corte Topográfico sirve para comprender cómo es el relieve en una parte muy particular del mapa. Si imaginamos el paisaje como una maqueta, se puede decir que un plano es una fotografía tomada desde arriba, mientras que el corte topográfico consiste en un corte de la maqueta--un corte físico, como si cortásemos la maqueta por la mitad--y en dibujar la parte de la maqueta que ha sido cortada.

Corte topográfico simple.


.-Para levantar un corte topográfico debemos partir de la información que nos proporciona el mapa, es decir, las curvas de nivel, la distancia horizontal entre dos puntos y la escala, algo de lo que ya hemos hablado en las anteriores entradas de esta interesante y didáctica sección.

.-El proceso para elaborar un corte topográfico es el siguiente:

1.-Se seleccionan dos puntos del mapa y se trazar una línea recta entre ambos.

2.-Sobre un papel colocado encima de la línea marcamos todas las curvas de nivel que nos encontremos. Si las curvas están muy juntas se pueden coger solamente las curvas maestras.

3.-En el papel, dibujamos un eje de coordenadas.

El eje horizontal--eje de abscisas--tendrá la misma escala que el mapa, aunque podemos cambiarla aplicando los cálculos correspondientes. En esa línea colocamos las distancias entre las curvas de nivel que tenemos en la otra hoja.

El eje vertical--eje de ordenadas--tendrá una escala diferente. Se puede optar por la escala que mejor vaya a reflejar los cambios de altitud, de forma que colocando el punto menos elevado cerca de la parte inferior del eje, el punto más elevado quede también cerca de la parte superior del eje. Es habitual la escala 1:10.000 porque permite ver cambios en el relieve, de forma que 1 cm del papel son 100 metros de la realidad.

4.-Cada punto marcado en el eje horizonal se levanta en vertical hasta que coincida con la altitud correspondiente y se marca.

5.-Por último, unimos todos los puntos y obtenemos el perfil del relieve en línea recta entre los dos puntos seleccionados.

6.-Además, el corte se puede completar con información tal como la hoja en el que se encuentra la zona seleccionada, el nombre de los puntos de los extremos del corte, y si es posible el nombre de las cotas, los ríos y los pueblos por donde pasa, la escala que hemos empleado y el rumbo del corte.

.-El corte no siempre se realiza en una línea recta, ya que es posible hacer el corte de un trayecto sinuoso--como la ruta que tomaremos o el curso de un río--. Para ello se utiliza la misma técnica, solamente que las distancias de una curva de nivel a otra no se toman en línea recta sino que se sigue el trayecto deseado. El corte topográfico de una ruta nos permite conocer las pendientes que iremos sufriendo al caminar, y esta técnica permite detectar con comodidad si una ruta es llana, si tiene desniveles y en qué momentos llegarán las peores subidas...entre otros aspectos.

Perfíl topográfico del río Duero.


.-Una segunda alternativa es hacer varios cortes--en línea recta--paralelos y resaltando las líneas que sobresalen tendremos un corte compuesto, que nos da una idea del aspecto del paisaje.

Corte topográfico compuesto.


.-Por último, señalar que los programas de ordenador que manipulan mapas digitales permiten generar cortes topográficos de una forma rápida, simplemente indicándole a la aplicación los puntos que forman el trayecto.

2 comentarios:

dijo...

Sí...y qué útiles son para hacerte una idea muy aproximada de la dureza de una ruta; hay veces que incluso te puedes animar o desanimar, o alargar o acortar una ruta en función del perfil.
Y lo mejor de todo es que no hay sorpresas cuando te enfrentas a una subida; sabes la inclinación y la longitud.

¡Y pensar que no hace tanto tiempo salíamos sin datos de ningún tipo a zonas desconocidas...!

En fin, bienvenido, Progreso!
Un saludo a todos
Mariló

www.pensequetegustariasaber.blogspot.com

dijo...

Jejejeje...quería decir con pocos datos....los mapas buenos los dan.